|     |  Aviso legal

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

La Pedagogía Amigoniana

La Pedagogía Amigoniana es nuestro modelo de intervención socioeducativa y psicosocial. Su objetivo es contribuir al desarrollo integral de niños, niñas, adolescentes y jóvenes que por diversas causas han entrado en conflicto consigo mismos, con sus familias o con la sociedad: menores con carencias afectivas, familiares y sociales, con alteraciones de conducta, que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad, de exclusión social y de desprotección.

Partiendo de esta base, nuestra metodología está impregnada de un enfoque de derechos y de equidad, y se caracteriza por ser:

  • Progresiva
  • Personalizada
  • Preventiva
  • En familia
  • Orientada al logro de la autonomía y la vida en sociedad

Nuestra visión del ser humano nos permite comprender que todas las personas:

  • Tienen derecho a ser libres y felices
  • Están en permanente procesos de transformación y crecimiento
  • Son autónomas y protagonistas de su propio desarrollo
  • Tienen potencialidades para superar las dificultades
  • Se construyen en la relación con otras personas

En la Pedagogía Amigoniana la figura del educador o educadora adquiere un rol fundamental al convertirse en referentes para los niños, niñas y adolescentes. Las herramientas más importantes del equipo educativo son la acogida, la cercanía, el afecto, la escucha activa, la normalización, la aceptación incondicional del otro, sin prejuicios, y la confianza en el potencial de cada persona.

Entendemos que el trabajo con las familias es muy importante, manteniendo una doble perspectiva en la intervención, individual y social.

  • Transformación individual porque trabaja de manera personalizada, escuchando y conociendo a la persona como primer paso. En la tradición amigoniana se expresó a través de las máximas “observar para conocer” y “conocer para educar”. De esta manera es posible analizar las necesidades de cada persona, entender su entorno y los motivos de su comportamiento, y acompañarla en todos los procesos relacionados con su desarrollo.
    Se trata de facilitar el adecuado desarrollo integral de niños, niñas y adolescentes que tienen problemas, pero no son el problema, en lo referente a: desarrollo físico, emocional-afectivo, cognitivo y conductual. Es un acompañamiento orientado al logro de la autonomía de la persona.
    Como promueve el Plan Nacional de Acción para la Inclusión Social 2013-2016, se trata de contribuir a que cada persona “pueda elegir con libertad, aunque también con responsabilidad, su propio camino”.
  • Transformación social porque la Pedagogía Amigoniana realiza una intervención “en familia”, con carácter preventivo, trabajando habilidades sociales, de comunicación, de resolución de conflictos, de expresión de las emociones hacia los demás y de participación social. Siguiendo la CDN, consideramos a los niños y niñas como sujetos activos de derechos y responsabilidades, con derecho a participar en todo lo que les concierne, a recibir información adaptada a su edad.

El II Plan Estratégico Nacional de Infancia y Adolescencia 2013-2016 afirma que “la participación comienza en el ámbito familiar, por eso es necesario fomentar estilos parentales y educativos que propicien el diálogo y la participación infantil”, tal y como promueve la PA.

Mediante esta doble perspectiva se cubren los enfoques de equidad y de derechos mencionados anteriormente y se contribuye a la inclusión social de todos los niños, niñas y adolescentes, y a la superación de las consecuencias en su desarrollo derivadas de las diversas formas de desprotección y vulnerabilidad experimentadas.

La intervención socioeducativa y psicosocial se apoya en la vida grupal, en un ambiente familiar, donde la unidad de trabajo sigue siendo la persona, pero logrando a través del grupo un instrumento de trabajo insustituible por otro para llegar a ciertas metas en la intervención individual. En todos los casos se trabaja la autoestima, la resiliencia, la confianza en sí mismo, la autonomía y las relaciones con otros. Además, para cada niño, niña o adolescente, el equipo educativo establece objetivos socioeducativos, según las capacidades y necesidades identificadas en cada caso, en los que trabajar junto a ellos y ellas, y sus familias, protagonistas y agentes activos de su transformación, facilitada por el equipo educativo.

Diseñado por C@rlosFBEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

UA-74113029-1